Infraestructura y Proyectos

Home Áreas de práctica Infraestructura

El Despacho cuenta con una amplia experiencia en el desarrollo y financiamiento de proyectos de infraestructura. Nuestra participación como asesores legales se extiende a prácticamente todas las áreas del desarrollo de infraestructura, incluyendo carreteras, puentes y túneles, sistemas de transporte colectivo, aeropuertos, puertos, plantas de tratamiento de aguas, acueductos, cárceles, hospitales y otras instalaciones esenciales para el desarrollo de la actividad económica del país.

En este sector hemos asesorado indistintamente a entidades de gobierno, incluyendo a las dependencias y entidades (tanto federales como estatales) que promueven estos proyectos, a desarrolladores, constructores, inversionistas y a instituciones financieras.

El Despacho ha participado en el desarrollo y en el financiamiento de proyectos de infraestructura de largo plazo bajo diferentes esquemas legales, incluyendo concesiones, obra pública, asociaciones público-privadas y otras figuras legales y contractuales comúnmente utilizadas para estos propósitos.

Nuestro calificado equipo ha estado involucrado en el financiamiento de los proyectos de fuente de repago propia más relevantes del país (tanto a través de financiamientos bancarios de largo plazo, como a través de los mercados de capitales y deuda), como lo son (i) el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, (ii) la Autopista Nuevo Necaxa Tihuatlán (una de las obras más complejas de su tipo que, al cruzar la Sierra Madre Oriental, ha convertido al Puerto de Tuxpan en el puerto más cercano a la Ciudad de México), (iii) la Autopista Monterrey-Saltillo, (iv) la Autopista Perote-Xalapa, (v) la Planta Tratadora de Aguas de Atotonilco (una de las más grandes en su tipo y que habrá de procesar las aguas residuales del gran Valle de México) y (vi) el Acueducto El Realito, en San Luis Potosí (que con sus 180km de longitud es uno de los más largos de este país), por mencionar algunos.

Hemos asesorado a nuestros clientes en el financiamiento de proyectos con garantías sobre activos, flujos y fondos federales, incluyendo participaciones y aportaciones del gobierno federal a estados y municipios, utilizando y creando esquemas financieros novedosos y adecuados a los diferentes sectores en donde se llevan a cabo proyectos de infraestructura.